Orientaciones para favorecer el desarrollo del lenguaje

En este post veremos 5 estrategias que facilitan y mejoran la comunicación, y que los padres podéis llevar a cabo para mejorar la calidad y cantidad de las interacciones comunicativas de vuestros hijos e hijas.

Garantizar el contacto visual y la escucha

Ponernos delante del niño a su altura mirándolo a los ojos cuando habla, le dará a entender de manera no-verbal que tiene toda nuestra atención y confianza para expresarse. Es importante observar y respetar las iniciativas propias del niño, dándole todo el tiempo que necesite para decir lo que quiera decir.

Es recomendable evitar acciones como: hablar sin parar, introducir ayuda cuando no es necesario, interrumpirle, no darle tiempo para responder o hablar por él. 

Modificar y ajustar el habla

Podemos aprender a hacer nuevas preguntas que garanticen y faciliten la continuidad de la conversación. Veamos unos ejemplos: 

  • En vez de preguntarle si quiere pintar con el color rojo, dale a elegir entre dos opciones: “¿Quieres pintar con el rojo o el azul?”. Este cambio le da opciones para elegir lo que más le gusta y le ofrece la oportunidad de expresar algo más que “sí” o “no”.
  • Cuando te cuente algo, aprovecha para demostrar tu interés y crear expectación. Esto le hará ver que sus intentos por comunicarse generan una respuesta y un interés en el interlocutor, lo que puede contribuir a aumentar sus ganas de comunicar y el número de intercambios comunicativos. Estas preguntas son del tipo  “¿Qué pasa luego?”, “¿quién?”, “¿cómo?, «¿dónde?”). Mejoran su comprensión y amplian su curiosidad. Por el contrario, intenta evitar el tipo de preguntas que detiene la conversación. Hablamos de preguntas que bombardean y exigen (“¿y esto qué es?, ¿y eso?, ¿y aquello?”) y de las que contienen la respuesta en su enunciado ya que la única opción que le dejamos es que responda con una afirmación o negación “¿Estás viendo la tele?”.

Expansiones y las reformulaciones

Ambas son estrategias que los adultos utilizamos cuando nos comunicamos con los niños y, según los estudios, son altamente eficaces para mejorar sus habilidades de habla, comunicación y lenguaje. El motivo es que de esta manera permitimos al niño escuchar un modelo correcto de sus enunciados.

Las expansiones son repeticiones del enunciado del niño para completarlo cuando él omite determinadas palabras, en este caso, el verbo:

Niño: pintura verde

Adulto: Sí, la pintura es verde

Las reformulaciones son repeticiones de sus enunciados para corregirlos cuando se hayan producido errores fonológicos, sintácticos o léxicos:

Niño: es pintura atul

Adulto: Sí, la pintura es azul

Uso del modelado

Cuando los niños y niñas empiezan a adquirir lenguaje, a menudo producen errores en la articulación de algunos sonidos y palabras. Todos estos sonidos requieren de una maduración de los órganos implicados en el habla (labios, lengua,…), así como la identificación i discriminación fonológica previa. 

No es recomendable identificarle o corregirle todas sus producciones ya que puede sentir incomodidad, frustración, enfado,… Lo haremos puntualmente con cercanía y empatía. Por ejemplo:

Si dice “tamiseta” podemos decirle: esta palabra te resulta muy difícil de decir, ¿verdad? Mira como la digo yo “ca-mi-se-ta”

El niño o la niña no tiene que repetirla, solo escucharla. El trabajo articulatorio concreto requiere de un apoyo logopédico preciso. 

Hacer uso de la autoconversación

Ofrece una descripción continua de los que estés realizando para que el niño lo oiga: “Voy a la cocina. Prepararé la comida. En la nevera hay huevos…”, haciendo énfasis en el verbo. Después podremos dar voz a sus acciones haciendo el mismo énfasis.

Por último, y no por ello menos importante, reforzaremos y valoraremos los intentos comunicativos del niño y no sólo la inteligibilidad de sus producciones. Recuerda que los niños hacen un gran esfuerzo diario por mejorar sus habilidades comunicativo-lingüísticas. Reforzar positivamente cada intento les dará seguridad, les empujará a querer hacerlo más y mejor e impulsará su desarrollo. Lo importante es el mensaje, no su forma.

Marta Reig